Sin sus danzas, sus cánticos y su pelota, el País Vasco no sería él mismo... Así que le indicamos las etapas imprescindibles para su estancia en Bidart.

Las mutxiko son unas danzas vascas que se transmiten de generación en generación. Incorpórese a la danza. Le damos cita en la plaza del pueblo de Bidart el segundo domingo de cada mes. Las asociaciones de danza y melodías tradicionales Xinkako y Goiz Argi organizan espectáculos con trajes típicos durante el verano.

Emoción garantizada al escuchar los magníficos cánticos vascos que hablan del trabajo de la tierra y del mar, principales recursos  cultivados  por los  antiguos. De  entre las  corales  del  pueblo,  el  coro mixto Boga Boga canta en la iglesia todo el año. El Bidarten Kantuz, donde todo el mundo está invitado a cantar en vasco, se celebra durante el mercado en la plaza principal, el primer sábado de cada mes a las 11 de la mañana.

Los amantes de la pelota vasca pueden asistir a alguna partida. Durante el verano, se juegan partidas de pelota mano en el Pequeño Frontón los fines de semana. Esta especialidad hunde sus raíces en el juego de palma. Las partidas de Gran Chistera se celebran en el Gran Frontón los martes y los viernes, en temporada.

Para saber más sobre este deporte ancestral, un niño del país, Patxi Tambourindeguy, ofrece visitar su taller Ona Pilota, además de cursos de inicio y perfeccionamiento.